Additional information
Rezando con los refugiados musulmanes ahmadías
01 noviembre 2011

Como los demás musulmanes, los ahmadías siguen las mismas Sagradas Escrituras, creen en los mismos 'Cinco Pilares del Islam' y en los 'Seis Artículos de la Fe.' Aarya y Husna son especialmente devotas, rezando cinco veces al día. (Jesuit Refugee Service)
Bangkok, 1 de noviembre de 2011 – "Lloro cuando rezo."

Le pedí a Aarya y Husna si podíamos hablar juntos sobre la oración y esta fue la respuesta inmediata de Aarya. Su honestidad, aspereza y sus sentimientos a flor de piel me dejaron perplejo. Y no es extraño: la persecución que sufrió la familia de Aarya y Husna se ha cobrado un alto precio emocional. Son refugiadas musulmanas ahmadías de Pakistán, que se vieron obligadas a huir de la persecución religiosa en su país hace un año y medio.

"En Pakistán, no soy musulmana, aquí si que lo soy", me dice Aarya sonriendo orgullosa de su identidad religiosa.

Ella explica que la persecución religiosa que, como ella, su comunidad sufre cuenta con el beneplácito del estado. De hecho, el gobierno pakistaní les considera 'no musulmanes'. En respuesta a los disturbios anti-ahmadías de 1974, el parlamento pakistaní aprobó una enmienda constitucional que declaraba a los ahmadías como 'no-musulmanes'.

La incorporación de las leyes contra la blasfemia en los años ochenta azuzó aún más la animadversión y la persecución contra los ahmadías. Estas leyes les prohibieron mostrarse directa o indirectamente como musulmanes, impidiendo de facto la profesión de su fe e incluso de hablar o escribir en árabe. En efecto, creer en las profecías de Mirza Ghulam Ahmad está considerado blasfemo, porque profana el nombre del Profeta Mahoma, un crimen capital. En Pakistán, los ahmadías viven en continua amenaza de ataques y perscución por razones religiosas.

Bernard Arputhasamy SJ
director del Jesuit Refugee Service Asia Pacífico

Tu reflexión
La comunidad musulmana Ahmadía es un grupo islámico fundado en 1889 por Mirza Ghulam Ahmad, quien proclamó una revelación divina para acabar con un Islam corrupto y caminar hacia una forma más pura que reúna todas las religiones. De esta manera, ellos creen en todas las religiones y en sus respectivos profetas. Husna explica que "nosotros amamos todas las religiones porque creemos en todas las religiones y en todos los profetas".

A pesar del rechazo a los ahmadías por parte de la comunidad islámica, estos siguen las mismas Sagradas Escrituras y enseñanzas que los demás musulmanes y creen en los mismos 'Cinco Pilares del Islam' y en los 'Seis Artículos de la Fe.' Aarya y Husna son particularmente devotas, y cumplen las cinco oraciones diarias.

Agosto ha sido un mes particularmente desafiante y feliz ya que este año se celebraba el Ramadán, el mes de ayuno islámico. Me cuentan que su horario diario comienza a las 3:30 de la madrugada, cuando se levantan para orar durante 45 minutos y comer algo antes de que salga el sol.

Durante el Ramadán, no les está permitido ni comer ni beber durante las horas de sol, todo un desafío bajo el calor camboyano; además, sus días los dedican a la oración, a la reflexión y a leer sin dejar de lado sus tareas cotidianas. Cuando le pregunté a Aarya por quién y por qué rezaba, me contestó sin titubear:

"Por la vida. Por la vida para todos en el mundo — madres, hermanas, hermanos, primos… y por mí."

"Uno de los principios del Servicio Jesuita a Refugiados es atender a todas las personas por igual, incluso en aquellos lugares donde hacerlo pueda levantar susceptibilidades e incluso ser peligroso. La presencia de los equipos del JRS, formados por personas de diferentes confesiones, es un testimonio tangible del coraje de atreverse a buscar la reconciliación. Esta dimensión interconfesional enriquece la vida del JRS en la medida que compartimos los ideales de fe y de servicio de nuestras creencias, contribuyendo a construir un sociedad multicultural y multirreligiosa basada en la tolerancia mutua" (Peter-Hans Kolvenbach SJ, ex Superior General de la Compañía de Jesús).

Oremos juntos por un mundo más tolerante en el que se respete y se celebre la diversidad en vez de castigarla.

Oremos juntos por las minorías religiosas perseguidas, para que ellas estén a salvo y encuentren el consuelo del Señor.

Oremos juntos por los refugiados, para que sean tratados con dignidad y compasión.

Oremos juntos por todos los musulmanes que recientemente completaron su mes sagrado del Ramadán, para que ellos hayan estado más cerca de Dios.

Finalmente, junto con Aarya, oremos por la vida en todo el mundo. Por ella y su familia, por todos los demás musulmanes ahmadías perseguidos.



(function(i,s,o,g,r,a,m){i['GoogleAnalyticsObject']=r;i[r]=i[r]||function(){ (i[r].q=i[r].q||[]).push(arguments)},i[r].l=1*new Date();a=s.createElement(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','//www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-62913453-1', 'auto'); ga('send', 'pageview');